Ser parte de una familia disfuncional

Hoy quiero contarte un poco sobre mi pasado, sobre cómo nací y viví en una familia disfuncional, es algo que nunca había comentado de una manera tan pública y abierta.
Crecí en un ambiente hostil y disfuncional, mis padres no se escondían para pelear o discutir, había que andar con cuidado de que mi madre se molestara y que empezara nuevamente este espiral de peleas y discusiones que eran el pan de cada día.
En mis años de infancia y adolescencia «no me faltó nada», siempre hubo casa, comida, vestido y calzado.
Quien iba a sospechar que la niña del cuadro de honor estaba mal, no tenia golpes o moretones. Todos los días llevaba el uniforme impecable, los zapatos boleados, todas las tareas hechas bien y a tiempo y casi nunca faltaba a la escuela. Jamás hubo llamadas por parte de los maestros a mis padres porque tuviera mala conducta o aprovechamiento, todo lo contrario, recibieron felicitaciones porque tenían a «la mejor estudiante» por hija.

Un poco difícil de creer que recibiera alguna clase de maltrato, solo porque éste no se veía a simple vista.
A veces los golpes que más duelen no te los dan en el cuerpo.

Continue reading →

Consejos para mudanza parte II

Una mudanza siempre representa el cambio en muchos sentidos, significa dejar un hogar, ir a uno nuevo y empezar una vez mas desde otra ubicación.
A veces nos mudamos porque es bueno para nuestra salud mental, otras veces porque necesitamos estar más cerca de otros lugares y en algunas ocasiones, una mudanza representa un refugio.

Anteriormente, había sugerido una lista de consejos que son muy útiles para organizar una mudanza de manera eficiente y sin tanto estrés, esos consejos ya los comprobé en carne propia, ya que nos acabamos de mudar una vez más, y aunque todo tuvo que estar listo en menos de una semana, si pudimos conseguir el objetivo.

En esta ocasión, estos consejos son para la siguiente parte de la mudanza, cuando ya se ha llegado a una casa diferente y queremos que fluya una energía diferente.

Continue reading →

La rutina de ejercicio que mejor me ha funcionado

Hacer ejercicio siempre fue algo desagradable para mi, me sentía ridícula y lo veía como un castigo, todo esto en las circunstancias en las que se desarrollaba la actividad física que tenía que hacer.
Muchos años sentía como si fuera tortura el tener que ejercitarme por el motivo que fuera, era la hora desagradable del día.

Hasta que fui lo suficientemente mayor para cambiar un poco el contexto de mantenerme activa, con el Pechan nos inscribimos a un gimnasio que estuvo cerca de donde vivíamos en ese entonces y aunque era más divertido, me daba un poco de vergüenza el tener que salir de mi casa y que gente que no conocía me viera sudar.
Terminó nuestra suscripción y dejamos de ir, incluso empezaba a ver resultados de ese esfuerzo, pero no fueron lo suficientemente motivadores como para considerar continuar.

Pasaron los años y el tema «ejercicio» seguía constante en mi vida, era un pensamiento del que no podía darme el lujo de huir, hasta que algo pasó.

Continue reading →